Temas

Las radiaciones


Historia

Llamamos radiación a la energía que se propaga en forma de onda a través del espacio. El ser humano ha estado expuesto a las radiaciones ionizantes desde el comienzo de los tiempos. Las fuentes naturales de radiación se encuentran tanto en el Universo como en la Tierra.
Nada hay de nuevo sobre la radiactividad salvo la utilización que de ella ha ido aprendiendo el hombre. Tanto la radiactividad como la radiación que se produce se encontraban presentes en el espacio incluso antes de que la tierra apareciese.
La radiación intervino en el "big-bang" que, según se cree, dio nacimiento al Universo hace unos 20.000 millones de años. Desde entonces se ha difundido por el cosmos. Los materiales radiactivos se convirtieron en parte integrante de la Tierra desde el momento mismo de su formación. Incluso el hombre es ligeramente radiactivo, ya que todo tejido vivo contiene trazas de sustancias radiactivas. No obstante hace menos de un siglo que la humanidad descubrió este fenómeno elemental y universal.
En 1896 Henri Antoine Becquerel, un científico francés, premio Nobel de Física en 1903, guardó por casualidad en el mismo cajón varias placas fotográficas y un trozo de mineral que contenía uranio. Al revelarlas encontró, con sorpresa, que habían sido expuestas a una radiación, y supuso, con acierto, que el compuesto de uranio había emitido esa radiación capaz de velar las películas fotográficas. Poco después, una joven química nacida en Polonia, Marie Curie, llevó más lejos la investigación, acuñando la palabra "radiactividad". En 1898, ella y su marido, Pierre, descubrieron que a medida que el uranio cedía radiación se transformaba misteriosamente en otros elementos, denominando polonio -en referencia a su país natal- a uno de ellos y radio -el elemento "brillante"- a otro.
Tanto el trabajo de Becquerel como el de los Curie se apoyaron en gran medida en un hito científico anterior; en 1895 un físico alemán Wilhelm Roentgen, había descubierto -también por azar- los rayos X.
Poco después, Becquerel experimentó la más problemática desventaja de la radiación, el efecto que puede producir en los tejidos vivos, al dañarle la piel un frasco de radio que guardaba en su bolsillo. Marie Curie murió de una enfermedad de la sangre probablemente, sabemos ahora, a causa de su exposición a la radiación.
A pesar de ello, un pequeño grupo de brillantes, y a menudo jóvenes, científicos se embarcaron en una de las más apasionantes búsquedas de todos los tiempos, ahondando en los más profundos secretos de la materia misma. Su trabajo iba a conducir con el tiempo, en 1945, a la explosión de las bombas atómicas al final de la II Guerra Mundial, con enormes pérdidas humanas. También condujo, en 1956, al establecimiento de la primera gran central productora de energía nuclear, Calder Hall, en el Reino Unido. Mientras tanto, y desde los descubrimientos de Roentgen, se producía una continua expansión de los usos médicos de la radiación.

Radiactividad: radiaciones ionizantes

El objetivo fundamental de la investigación de los científicos era el átomo, y más en particular, su estructura. Hoy sabemos que los átomos se comportan como sistemas solares en miniatura; pequeños núcleos son rodeados por las órbitas de "planetas" llamados electrones.
El núcleo constituye tan solo la milésima parte del tamaño del átomo, pero es tan denso que contiene casi toda su masa. Es generalmente un conglomerado de partículas que se adhieren estrechamente unas a otras. Algunas de estas partículas tienen una carga eléctrica positiva y se llaman protones, dentro del núcleo también existen otras partículas sin carga eléctrica que se denominan neutrones.

El número de protones determina el elemento al que el átomo pertenece. Un elemento se define por el número de protones en su núcleo. El hidrógeno tiene 1 protón, el helio 2, el litio 3, el berilio 4, el boro 5, y el carbono 6. A medida que aumenta el número de protones, los núcleos se hacen más pesados. El torio tiene 90 protones, el protactinio 91 y el uranio 92. Los elementos pesados con más de 92 protones, se denominan transuránidos.
El número de neutrones determina si el núcleo es radiactivo. Para que el núcleo sea estable, el número de neutrones debe ser, en la mayoría de los casos, ligeramente superior al de protones. En un núcleo estable, los protones y neutrones están unidos por fuerzas nucleares tan fuertes que no puede escapar ninguna partícula. Sí es así, todo irá bien y el núcleo seguirá estando equilibrado y tranquilo. Pero las cosas son muy distintas cuando el número de neutrones no está compensado. Entonces, el número tiene exceso de energía y no puede mantenerse unido. Tarde o temprano descarga esa energía.
Cada núcleo libera su energía de forma diferente, como ondas electromagnéticas (rayos X, rayos gamma) o como chorros de partículas que pueden ser de tres tipos alfa, beta y neutrones.

barrera de radiaciones 

Radiación alfa está formada por partículas pesadas integradas por dos protones y dos neutrones (como el núcleo del helio) emitidas por la desintegración de átomos de elementos pesados (uranio, radio, radón, plutonio...). Debido a su masa no puede recorrer más que un par de centímetros en el aire, y no puede atravesar una hoja de papel, ni la epidermis.

Por el contrario, si se introduce en el cuerpo una sustancia emisora de radiación alfa, por ejemplo en los pulmones, ésta libera toda su energía hacia las células circundantes, proporcionando una dosis interna al tejido sensible (que en este caso no está protegido por la epidermis).

Radiación beta está compuesta por partículas de masa similar a las de los electrones, lo que le confiere un mayor poder de penetración. No obstante, la radiación beta se detiene en algunos metros de aire o unos centímetros de agua, y es detenida por una lámina de aluminio, el cristal de una ventana, una prenda de ropa o el tejido subcutáneo.
No obstante, puede dañar la piel desnuda y si entraran en el cuerpo partículas emisoras de beta, irradiarían los tejidos internos.

Radiación gamma es de carácter electromagnético, muy energética, y con un poder de penetración considerable. En el aire llega muy lejos, y para detenerla se hace preciso utilizar barreras de materiales densos, como el plomo o el hormigón.
Desde el momento en el que la radiación gamma entra en una sustancia, su intensidad empieza a disminuir debido a que en su camino va chocando con distintos átomos. En el caso de los seres vivos, de esa interacción con las células pueden derivarse daños en la piel o en los tejidos internos.
La radiación X es parecida a la gamma, pero se produce artificialmente en un tubo de vacío a partir de un material que no tiene radiactividad propia, por lo que su activación y desactivación, tiene un control fácil e inmediato.

La radiación de neutrones es la generada durante la reacción nuclear. Los neutrones tienen mayor capacidad de penetración que los rayos gamma, y sólo puede detenerlos una gruesa barrera de hormigón, agua o parafina. Por ello, en las aplicaciones civiles, la generación de la radiación de neutrones se limita al interior de los reactores nucleares.

Estos tres últimos tipos de radiación: gamma, rayos X y neutrónica, no son directamente ionizantes, pero al incidir sobre otros núcleos pueden activarlos o causar las emisiones que, indirectamente, sí producen ionización.

Si la radiación transporta energía suficiente como para provocar ionización en el medio que atraviesa, se dice que es una radiación ionizante. En caso contrario se habla de radiación no ionizante como los rayos ultravioletas, las ondas de radio, TV, telefonía móvil o microondas son algunos ejemplos de radiaciones no ionizantes.

espectro

Emergencias