CSN El combustible nuclear i el seu cicle

Saltar al contenido

Su versión de Internet Explorer no es la adecuada para una correcta visualización de esta página web. Debe utilizar Internet Explorer 9 o superior.

Aceptar

Contenido principal

El combustible nuclear i el seu cicle

El combustible nuclear y su ciclo

El ciclo del combustible comprende todas las fases del proceso, desde la extracción del mineral de uranio para la fabricación del combustible nuclear hasta la gestión definitiva de los residuos radiactivos generados por las centrales nucleares. En España, además de las propias centrales nucleares, existen en operación instalaciones de fabricación de elementos combustibles (Juzbado) y de almacenamiento de residuos de baja y media actividad (El Cabril).

Las instalaciones dedicadas a la extracción de mineral de uranio que existían en España ya han cesado su explotación, aunque posteriormente se han ido presentando solicitudes de autorización de nuevas explotaciones mineras. Algunos de los antiguos emplazamientos mineros ya han sido restaurados y otros están en fase de restauración o está previsto que su restauración comience en un futuro próximo.

La primera parte del ciclo supone, además de la extracción y el tratamiento del mineral, la fabricación de concentrados de uranio. Actualmente, la Planta Quercus de fabricación de concentrados de uranio se encuentra en situación de parada, próxima a iniciar su desmantelamiento siendo, por ello, nula su producción. Otras antiguas instalaciones de fabricación de concentrados ya están clausuradas, como es el caso de la Planta Lobo G, o están en las últimas fases de su desmantelamiento y cierre, como la Planta Elefante y la fábrica de uranio de Andújar.

Tras su paso por los reactores, el combustible irradiado presenta una gran actividad proveniente de los productos de fisión y de pequeñas cantidades de plutonio. Este combustible puede ser reprocesado para recuperar el uranio irradiado y el plutonio y reutilizarlos como combustible nuclear. Sin embargo, esta opción no se contempla en España actualmente pues el Gobierno optó en su momento por no reciclar el combustible irradiado y pasar directamente a procesarlo como un residuo.

La última parte del ciclo engloba la gestión de los residuos generados durante todo el proceso. Los residuos que se generan a lo largo de todo el proceso pueden ser de baja, media y alta actividad, siendo el volumen de los residuos generados de baja y media actividad mucho mayor que el de los de alta actividad. En España los residuos de baja y media actividad se trasladan al almacenamiento de El Cabril, propiedad de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, S.A. (Enresa).