CSN Instal•lacions mèdiques

Saltar al contenido

Su versión de Internet Explorer no es la adecuada para una correcta visualización de esta página web. Debe utilizar Internet Explorer 9 o superior.

Aceptar

Contenido principal

Instal•lacions mèdiques

Instalaciones médicas

La utilización de las radiaciones ionizantes en medicina se lleva a cabo tanto en el diagnóstico como en la terapia o tratamiento.

Además de la utilización de los rayos x para diagnóstico médico, que permite diagnosticar con precisión patologías inalcanzables por otras técnicas, con fotones y electrones de alta energía, podemos irradiar tumores malignos y esterilizar (Radioterapia), controlando así su comportamiento neoplásico, alargando y mejorando la calidad de vida de los pacientes oncológicos, mediante el empleo de aceleradores de partículas (Radioterapia externa) y fuentes radiactivas encapsuladas de alta actividad (Braquiterapia). Además, el empleo de fármacos marcados con radioisótopos emisores de radiación permite el seguimiento de la actividad celular (Medicina nuclear, Tomografía por emisión de positrones-PET) e incluso su metabolismo (Terapia metabólica), mediante el empleo de fuentes radiactivas no encapsuladas de periodo de semidesintegración relativamente corto que se inyectan en el cuerpo humano.

El campo de las aplicaciones médicas de la radiaciones ionizantes  está en continuo desarrollo como lo demuestran los avances tecnológicos en radioterapia que están dando lugar al aumento de técnicas especiales como la radioterapia conformada tridimensional, la radioterapia de intensidad modulada o la radioterapia estereotáxica intra y extra craneal. El uso de estas técnicas exige sistemas de localización del tumor muy precisos.

Para ello se utilizan técnicas de radioterapia guiada por la imagen, que localizan el volumen tumoral mediante equipos modernos de imagen con objeto de compensar el movimiento del paciente.

Estas técnicas se desarrollan en instalaciones radiactivas, normalmente de 2ª categoría, encuadradas en el siguiente grupo:

  • Las instalaciones donde se manipulen o almacenen nucleidos radiactivos que puedan utilizarse con fines científicos, médicos, agrícolas comerciales o industriales cuya actividad total sea igual o superior a 1000 veces los valores de exención (2ª categoría) o simplemente superiores a los valores de exención (3ª categoría) que se establecen en la reglamentación sobre instalaciones nucleares y radiactivas y en la IS-05 del CSN.
  • Las instalaciones que utilicen aparatos generadores de rayos x para radioterapia que puedan funcionar con una tensión de pico igual o superior a 200 kV (2ª categoría) o inferior a 200 kV (3ª categoría).
  • Los aceleradores de partículas (2ª categoría) y las instalaciones donde se almacenen fuentes de neutrones (2ª categoría).

El funcionamiento de estas instalaciones está sometido a la obtención de una autorización de funcionamiento que faculta a su titular para proceder a la construcción, montaje y preparación de las operaciones y técnicas a llevar a cabo. Cuando la instalación esté en disposición de iniciar las operaciones a las que le faculta su autorización de funcionamiento, comunicará el hecho al CSN para que este pueda realizar una visita de inspección preceptiva. Una vez que el CSN haya estimado que la instalación puede funcionar en condiciones de seguridad, emitirá una notificación para la puesta en marcha, que remitirá al titular. No se podrán tratar pacientes hasta que no se disponga de la mencionada notificación.