CSN Tractament de residus radioactius

Saltar al contenido

Su versión de Internet Explorer no es la adecuada para una correcta visualización de esta página web. Debe utilizar Internet Explorer 9 o superior.

Aceptar

Contenido principal

Tractament de residus radioactius

Tratamiento de residuos radiactivos

Se denomina tratamiento de los residuos radiactivos al conjunto de procesos físicos y químicos que llevan consigo el cambio de alguna característica del residuo generado inicialmente con el objetivo de optimizar la seguridad y/o la economía de su gestión.
 
Los tres conceptos básicos de tratamiento son:

 

  • Reducción del volumen de los residuos. (Evaporación, filtración, centrifugación, descontaminación)
  • Eliminación de determinados radionucleidos. (Precipitación, desgasificación)
  • Cambios de composición. (Solidificación / reacción de cementación)

 

Se denomina acondicionamiento de los residuos radiactivos al conjunto integral de operaciones que transforman el residuo radiactivo en un producto final aceptable para su transporte y/o almacenamiento temporal y/o almacenamiento definitivo.

Las instalaciones de tratamiento y acondicionamiento de residuos de baja y media actividad existentes en las centrales nucleares españolas están basadas en los procesos de cementación de los residuos sólidos húmedos (resinas, concentrados, lodos) y en la compactación para la reducción de volumen de sólidos compresibles secos (papel, textil, etc...). También se han instalado en algunas centrales nucleares plantas para la desecación de concentrados y lodos, que dan lugar a importantes reducciones del volumen de los residuos. Durante el proceso de licenciamiento de estos sistemas se requiere específicamente al titular la elaboración y aplicación del denominado Programa de Control de Procesos (PCP), de acuerdo con la guía de seguridad 9.1 del CSN.

En el caso de los residuos radiactivos de muy baja, baja y media actividad que se almacenan en el centro de El Cabril, los bultos de residuos deben cumplir con un conjunto de criterios de aceptación en la instalación, que constituyen uno de los documentos oficiales de explotación de la misma que debe ser apreciado favorablemente por el CSN.

Los criterios de aceptación de los residuos están diseñados para garantizar la seguridad de la instalación durante su operación y a largo plazo, constituyendo la referencia a tener en cuenta por los productores de residuos  en la definición de nuevos bultos y en lo referente a la calidad del confinamiento de la que deben dotar a los residuos durante el proceso de acondicionamiento. En los criterios de aceptación se definen los requisitos en cuanto a las propiedades que deben cumplir los bultos de residuos: resistencia mecánica, resistencia a la lixiviación, resistencia a los ciclos térmicos, contenido de radionucleidos de periodo de semidesintegración elevado, etc.

El CSN requirió a Enresa durante el proceso de licenciamiento del centro de El Cabril la elaboración de una metodología de aceptación de los bultos de residuos y de un conjunto de procedimientos técnicos y administrativos que desarrollaran su implantación práctica, tanto en la vertiente de la relación entre Enresa y los productores de residuos, como en la de las actividades que son de exclusiva responsabilidad de la empresa en la aceptación de los diversos tipos de bultos.

Enresa estableció una metodología de aceptación para almacenamiento de residuos radiactivos de El Cabril, que implica la realización de un proceso de caracterización y aceptación, tras los pertinentes ensayos, de los diversos tipos de bultos de los diferentes productores, con una vigilancia basada en inspecciones en la recepción, controles documentales y en campo sobre la producción de los residuos y la realización de ensayos de verificación programados sobre los bultos que se reciben. Este proceso de aceptación es objeto de inspección anualmente por el CSN.