CSN Almacenamiento temporal centralizado

Volver ao contido

Su versión de Internet Explorer no es la adecuada para una correcta visualización de esta página web. Debe utilizar Internet Explorer 9 o superior.

Aceptar

Contenido principal

Almacenamiento temporal centralizado

Almacenamiento temporal centralizado

El almacenamiento temporal centralizado a medio o largo plazo del combustible irradiado  es un sistema de almacenamiento diseñado para albergar el combustible gastado y los residuos de alta actividad de todas o varias de las centrales nucleares de un mismo país  por un período determinado. Es una etapa intermedia en la gestión de los residuos radiactivos, para la que existen hoy día tecnologías suficientemente desarrolladas y probadas, tanto si se realiza bajo el agua, es decir en piscinas, como en seco, en contenedores metálicos o de hormigón o en bóvedas con circulación de aire para la eliminación del calor. Normalmente, esta última tecnología de almacenamiento en seco solo es posible tras un período de enfriamiento previo en las propias piscinas de las centrales nucleares.

En términos generales, las instalaciones de almacenamiento temporales se sitúan  en superficie o a relativamente pocos metros de profundidad  y pueden estar situadas dentro del recinto de las centrales nucleares o fuera de ellas, y almacenar los combustibles de una  o varias centrales nucleares. En el primer caso se denominarían instalaciones de Almacenamiento Temporal Individualizado (ATI) y en el segundo caso se denominan instalaciones de Almacenamiento Temporal Centralizado (ATC). Ambos tipos de instalaciones de almacenamiento temporal requieren medidas de vigilancia y control continuadas. En este sentido, las instalaciones de Almacenamiento Temporal Centralizado (ATC) son la solución temporal más idónea desde el punto de vista de la seguridad, ya que permite concentrar las medidas de vigilancia en una sola instalación, siendo también la más conveniente cuando se trata de dejar vía libre al eventual desmantelamiento de las propias centrales nucleares.

Estas instalaciones, tanto si son edificios convencionales como otros tipos de estructuras masivas, constan de una estructura de hormigón que proporciona blindaje contra la radiación y seguridad contra intrusiones no autorizadas, y están normalmente situadas en un emplazamiento físicamente seguro dentro de una valla perimetral de seguridad. Dentro de la instalación, la utilización de bóvedas o cámaras permite el almacenamiento de un mayor número de elementos combustibles a más bajo precio, siendo esta la solución generalmente utilizada para instalaciones de Almacenamiento Temporal Centralizado (ATC), tanto de combustible irradiado como de residuos de alta actividad vitrificados. Por otro lado, el almacenamiento en contenedores suele ser la solución más utilizada en situaciones de Almacenamiento Temporal Individualizado (ATI) hasta completar la capacidad de almacenamiento en el emplazamiento de la central nuclear.

Los resultados y la experiencia acumulados por la comunidad técnica internacional permiten garantizar el almacenamiento temporal del combustible irradiado por períodos de tiempo de 50 años y superiores, siempre que se extremen los requisitos de vigilancia y se garantice el confinamiento de la actividad y la posibilidad de recuperar los elementos combustibles para su posterior gestión una vez finalizado el período de almacenamiento temporal. En ningún caso puede considerarse la solución definitiva, ni puede prolongarse indefinidamente.