CSN El general Ballesteros, director del Departamento de Seguridad Nacional, participa como observador en el simulacro anual de la central nuclear de Trillo (Guadalajara) - 2019

Saltar al contenido

Su versión de Internet Explorer no es la adecuada para una correcta visualización de esta página web. Debe utilizar Internet Explorer 9 o superior.

Aceptar

Contenido principal

2019

Atrás

El general Ballesteros, director del Departamento de Seguridad Nacional, participa como observador en el simulacro anual de la central nuclear de Trillo (Guadalajara)

El director del Departamento de Seguridad Nacional (DSN), el general Miguel Ángel Ballesteros Martín, acompañado del director operativo, Ignacio García Sánchez, así como de los vocales asesores Félix Antonio Blanco de la Torre y Pedro Merino Castro, ha participado como observador en el simulacro anual de la central nuclear Trillo desde la Sala de Emergencias (Salem) del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), y fueron informados de las actividades que lleva a cabo el regulador durante las emergencias.

Previamente, fue recibido por el Pleno del CSN, su presidente Josep María Serena i Sender, así como por el resto de consejeros, Javier Dies, Pilar Lucio, Elvira Romera y Francisco Castejón y también el secretario general, Manuel Rodríguez, y la directora técnica de Protección Radiológica, María Fernanda Sánchez-Ojanguren.

El DSN es un órgano de asesoramiento al Presidente del Gobierno de España. Sus funciones son mantener y asegurar el adecuado funcionamiento del Centro de Situación del Departamento de Seguridad Nacional para el seguimiento y la gestión de crisis, así como las comunicaciones especiales de la Presidencia del Gobierno.

 

Desarrollo del ejercicio

La central nuclear de Trillo (Guadalajara) ha realizado el preceptivo simulacro anual, conforme a los requerimientos establecidos en su Plan de Emergencia Interior (PEI), con la participación de la Organización de Respuesta ante Emergencias (ORE) del Consejo de Seguridad Nuclear. La actuación del CSN se ha desarrollado desde la Salem, realizando el seguimiento del estado de planta y de las actuaciones del titular para la recuperación de las condiciones de seguridad.

El simulacro ha comenzado a las 09:05 horas con la declaración prealerta de emergencia por un incremento en la temperatura de la piscina de almacenamiento de combustible debido a un fallo en los equipos de refrigeración.

Además, se ha simulado la caída de un helicóptero sobre la zona de transformadores de la central que ha generado, a su vez, un incendio en esa área y la pérdida de suministro eléctrico exterior.

La evolución del ejercicio ha continuado hasta llegar a la simulación de una pérdida de refrigerante del circuito primario. Esta situación ha desembocado en un venteo filtrado de material radiactivo con el fin facilitar la despresurización de la contención y evitar así la acumulación de gases, entre ellos, hidrógeno, que se generan cuando existe una pérdida de refrigerante.

Este tipo de medidas se llevan a cabo como experiencia resultante del accidente ocurrido en la central nuclear de Fukushima. El objetivo es impedir situaciones que pongan en riesgo la estructura de la contención así como minimizar el impacto radiológico en los trabajadores, el público y el medioambiente.

El Consejo de Seguridad Nuclear ha recomendado al Centro de Coordinación de Operaciones (Cecop) de la Subdelegación del Gobierno en Guadalajara, la activación del control de accesos a la central nuclear de Trillo, la evacuación de la población y el reparto de profilaxis radiológica en el radio de tres kilómetros y hasta cinco kilómetros de la zona preferente de la instalación. Del mismo modo, se ha recomendado el reparto de pastillas de yodo a la población del entorno de los diez kilómetros así como el confinamiento en sus hogares.

La central ha llegado a simular la declaración de emergencia general (categoría IV) de su Plan de Emergencia Interior. Por su parte, el CSN ha activado a todo su personal disponible tal y como establece el modo 3 de su Organización de Respuesta ante Emergencias.

Un suceso de esta naturaleza habría sido clasificado como accidente de nivel 5 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES).