CSN Resultados del Sistema Integrado de Supervisión de Centrales Nucleares (SISC) correspondientes al primer trimestre de 2019 - 2019

Saltar al contenido

Su versión de Internet Explorer no es la adecuada para una correcta visualización de esta página web. Debe utilizar Internet Explorer 9 o superior.

Aceptar

Contenido principal

2019

Atrás

Resultados del Sistema Integrado de Supervisión de Centrales Nucleares (SISC) correspondientes al primer trimestre de 2019

 

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha sido informado de los resultados correspondientes al primer trimestre de 2019 del Sistema Integrado de Supervisión de Centrales (SISC).

El SISC tiene como objetivo la optimización y sistematización de la supervisión de las centrales nucleares, mediante el uso de una metodología integral que permite concentrar los esfuerzos en las áreas de mayor riesgo potencial, incrementar la transparencia del proceso de supervisión y dar respuesta a los objetivos estratégicos del CSN.

Entre enero y marzo de 2019 se realizaron 22 inspecciones a las centrales nucleares en operación y se categorizaron 26 hallazgos de inspección que han sido clasificados como verdes, es decir de “muy baja importancia para la seguridad”.  

Todos los indicadores de funcionamiento durante ese periodo se situaron en la banda verde.

Una vez evaluados los resultados y unidos al historial reciente de cada instalación, en este primer trimestre las centrales nucleares en operación se encontraron en la columna de “respuesta del titular” en la matriz de acción del SISC, debido a que todos los indicadores de funcionamiento estuvieron en verde y los hallazgos de las inspecciones fueron clasificados también verdes o como desviaciones menores. La excepción viene marcada por la central Ascó II, que se sitúa en la columna de “respuesta reguladora” debido a que durante el segundo trimestre de 2018 se categorizó un hallazgo blanco relacionado con la instalación en un generador diésel de un componente con vida útil superada sin haber realizado un análisis de su viabilidad.

La columna “respuesta del titular” implica que el CSN mantiene el programa básico de inspección y supervisión sin actuaciones especiales añadidas, mientras que la situación de “respuesta reguladora” conlleva un análisis del titular de la instalación para determinar la causa raíz y los factores contribuyentes de las deficiencias detectadas, así como la inclusión, en su programa de acciones correctoras de las actuaciones necesarias para resolverlas.

El SISC analiza y clasifica la información de los indicadores de funcionamiento de las centrales y de los hallazgos de la inspección obtenidos, que se traduce en un código de colores que gradúa el riesgo y la importancia para la seguridad, el cual va desde el color verde, de baja importancia para la seguridad, seguido por el color blanco, correspondiente entre baja y moderada importancia, al que sigue como de importancia sustancial, el color amarillo, y situándose el nivel de importancia alta el color rojo.

Finalmente, los resultados se integran en una “matriz de acción”, que establece las acciones a realizar por los titulares y el CSN, en función de la relevancia de los resultados de la supervisión, proporcionando una visión global sobre la situación de cada una de las centrales.

La matriz consta de cinco columnas en función de los resultados obtenidos, que de menor a mayor supervisión por parte del CSN, se corresponden con las columnas de respuesta del titular, respuesta reguladora, pilar degradado, múltiples/repetitivas degradaciones, y funcionamiento inaceptable.

Según la posición en la matriz de acción, se llevan a cabo acciones correctoras y, en su caso, actuaciones reguladoras para corregir la situación.

Los resultados trimestrales, el histórico y los detalles sobre el funcionamiento pueden ser consultados desde el siguiente link: https://www.csn.es/sisc/