CSN Qué hacemos por la protección radiológica

Saltar al contenido

Su versión de Internet Explorer no es la adecuada para una correcta visualización de esta página web. Debe utilizar Internet Explorer 9 o superior.

Aceptar

Contenido principal

Qué hacemos por la protección radiológica

Qué hacemos para garantizar la protección radiológica

El Consejo de Seguridad Nuclear es el único organismo competente en España en materia de seguridad nuclear y protección radiológica y tiene como misión proteger a los trabajadores, la población y el medio ambiente de los efectos nocivos de las radiaciones ionizantes, consiguiendo que las instalaciones nucleares y radiactivas sean operadas por los titulares de forma segura, y estableciendo las medidas de prevención y corrección frente a emergencias radiológicas, cualquiera que sea su origen. Para ello:

  • Evalúa la seguridad y la protección radiológica de las instalaciones nucleares y radiactivas y las inspecciona durante su funcionamiento.
  • Evalúa e inspecciona cualquier actividad que implique manipulación, procesado, almacenamiento o transporte de sustancias nucleares y radiactivas o, en general, riesgo de exposición a radiaciones ionizantes.
  • Vigila y controla los niveles de radiación dentro y fuera de las instalaciones (en aire, agua, suelo, alimentos…), evaluando el impacto radiológico en las personas y el medio ambiente.

En España la legislación fundamental aplicable sobre protección radiológica es el Reglamento de Protección Sanitaria contra las Radiaciones Ionizantes. Sobre la base de estos requisitos reglamentarios, en cada actividad y situación se establecen medidas para mantener las dosis de los trabajadores y el público por debajo de los límites de dosis, siguiendo el criterio ALARA (siglas inglesas de la expresión "As Low As Reasonably Achievable", que significa "Tan bajos como sea razonablemente posible"), así como para proteger el medio ambiente y vigilar los niveles de radiación y contaminación.

En la práctica, las medidas aplicables varían según exista o no riesgo de contaminación, entendiendo como tal la presencia indeseada de sustancias radiactivas en la superficie o interior del cuerpo u organismo.

Riesgo de irradiación externa:

Se produce como consecuencia de una fuente radiactiva externa al organismo (ej. equipos de rayos X, aceleradores, etc). Las normas básicas para reducir la exposición en estos casos son:

  • Distancia

Aumentando la distancia con la fuente de radiaciones ionizantes la exposición disminuye en la misma proporción en que aumenta el cuadrado de la distancia.

  • Tiempo

Disminuyendo el tiempo de exposición todo lo posible se reducirán las dosis.

  • Blindaje

Mediante la interposición de un espesor suficiente de material absorbente o blindaje entre la persona y la fuente de radiación se consigue eliminar completamente o reducir de manera significativa la dosis recibida.

Riesgo de contaminación:

Se produce como consecuencia de la dispersión de material radiactivo que puede depositarse en la piel de la persona contaminada o incorporarse al organismo por vías de inhalación, ingestión o penetración a través de heridas, rozaduras u otro tipo de lesiones. En el ámbito laboral este riesgo está asociado a la utilización de fuentes radiactivas encapsuladas 

Para protegerse contra  este riesgo hay que tratar de evitar la presencia de contaminación radiactiva en el ambiente aplicando las medidas de confinamiento (ventilación, vitrinas, cajas de guantes, etc) que resulten pertinentes, utilizando un vestuario apropiado y haciendo uso de protección respiratoria.